Sin Itinerario | Viaje a Rio de Janeiro
Un viajero sin itinerario no es únicamente aquel que prepara su equipaje, hospedaje y presupuesto, esto es muy importante claro, pero un verdadero viajero también prepara sus conocimientos, porque en el lugar al que lleguemos también encontraremos un intercambio cultural emocionante.
rio de janeiro, a donde llegar a rio de janeiro, cuando viajar a rio de janeiro, que hacer en rio de janeiro
11963
post-template-default,single,single-post,postid-11963,single-format-standard,edgt-core-1.0.1,ajax_fade,page_not_loaded,,hudson-ver-1.9, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,overlapping_content,animate_overlapping_content,frame_around_overlapping_content,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-5.3,vc_responsive
 
Blog
Jul 27 2017

La comida en Río de Janeiro

La gastronomía es uno de los atractivos más representativos para los viajeros, esto se debe a que en la comida se esconden diferentes historias, mitos y leyendas tradicionales imaginarias o reales que conforman la cultura de cada sitio al que visitamos, por ello hoy hablaremos de la comida y gastronomía que probé en mi viaje por Brasil y sus precios.

Para comenzar quiero que sepan lo feliz que estoy luego de esta experiencia, por lo general acostumbro a dejar las invitaciones al final, pero hoy me adelantaré, los invito a viajar, despejar su mente y volver a comenzar, la vida es una y hay que disfrutarla.

En Río de Janeiro los desayunos son uno de los platos más importantes en la dieta perfecta para una vida sana, proporcionan al organismo gran parte de los nutrientes que utilizará el resto del día, para nosotras fue una suerte conocer las “lanchonetes”, se ven por todas partes y los recomiendo porque son más económicos que las cafeterías o restaurantes comunes, en estos lugares venden frutas exóticas algunas del amazonas (como el açaí que es otra fruta que se toma en un batido muy espeso combinada con banano y granola pues se dice que es de un alto contenido proteínico $12 reales), jugos variados diferentes a los que tomamos en Colombia  (mi favorito copoazú R$8 reales), una de las delicias más tradicionales de la comida brasilera pao de queijo (pequeños bolitas de harina de mandioca y queso gruyere R$3), las coxinhas (bolitas de harina rellenas de carnes, mariscos o vegetales, parecidas a las croquetas pero en forma de gota R$5) que es uno de los  desayuno brasilero y fritos.  En Brasil los quesos frescos son muy ricos en especial uno que se llama “De minas” por ser de la zona montañosa de la región Minas Gerais.  El café en estos lugares no es el mejor, pero tiene buen precio y su textura suave es muy similar a la que tomamos en Colombia.

Otro lugar interesante en la cultura gastronómica brasileña son los Botecos son una mezcla entre bar y cafetería donde se reúnen a ver los partidos de futbol, puesto que en Río la cultura gira en torno a este deporte.  En cuanto a la comida lo que se hace es picar cositas o comer porciones pequeñas de platos a la carta.  Por ejemplo, hay unas bolitas de papa fritas que se llaman los Boliños de bacalao (porción 5und R$25) que hacen parte como de esas raciones que se venden tan populares para compartir en la gastronomía brasilera.  También hay pasteles, empanada o empanadillas, estas últimas aunque se llaman igual son diferentes a las colombianas (son planitas y su textura como una hojaldra).  Pero si quieres compartir una cerveza, ver futbol los miércoles o domingos y estar en un lugar bien brasilero estos lugares son perfectos.

Brasil es uno de los países donde la comida callejera caracteriza su gastronomía.  En todas las calles, playas, plazas encuentras diferentes opciones una de la más populares son las tortillas de harina de mandioca (tubérculo similar a la yuca) rellenas diferentes cosas saladas y dulces, que se llaman tapiocas R$6.  Lo más interesante de las tapiocas es su forma de preparación y la habilidad de los cocineros para realizarlo en estos pequeños carritos.  Otros platos típicos en las calles de Brasil es el maíz dulce, pinchos de carne, calabresa que es un tipo de chorizo muy rico y linguiça (salchicha) que a mí no me gustó mucho.

Algo muy rico y que en Colombia se le ve algo extraño es comer corazones de gallina que se consumen usualmente en forma de pincho, pero son muy ricos y parecidos a los anticuchos que había probado en Perú. También se consigue queso asado, que es un queso en cuadritos, puestos a la parrilla con orégano y que tienen un sabor delicioso. Así mismo y al igual que en todos lados se consiguen hamburguesas y comidas rápidas.

La comida por peso es otro formato común de restaurantes, aunque a mí casi no me gusta porque no sé medir y en ocasiones siento que termino pagando mucho por unos alimentos no muy interesantes y menos abundantes. Algo fabuloso es que también pueden encontrar todo lo que compone un almuerzo de comida típica como los corrientes en Colombia.

Lo costoso viene dado por las churrasquerías que son los sitios donde se consigue lo que se llama rodizio, estos son un formato de restaurantes en los que tú pagas el puesto y los meseros te van llevando diferentes cortes de carne hasta que te llenes.

Por la cercanía con argentina muchos de estos lugares también se llaman churrasquerías, es tuvimos en una que nos recomendaron, muy famosa la Majórica ubicada en el increíble barrio Flamengo (donde están varios de los mejores restaurantes de la ciudad).  Pude hablar con el administrador y conocer a uno de sus socios Ernesto Rodriguez un español de más de 80 años.  Ellos nos brindaron bastante información sobre los tipos de cortes, acompañamientos y nos contaron la historia de este lugar que se fundó en 1961, además pudimos observar la preparación de picanha (picaña) el corte carne de res más tradicional de la comida brasilera.  La picaña es una parte específica de la cadera de la vaca similar a la punta de anca, a esta carne no se le añade mucha sal, se deja cocinar a fuego lento y  se recomienda comer a término azul o 3/4.  Aunque es un poco costosa vale la pena, una picaña para dos personas vale como R$100 reales, esto es solo la carne porque añadirle lo acompañamientos tiene un costo adiconal promedio de R$15.  Otra de las especialidades de la Majórica son las famosas papas soufleé, unas papas fritas crocantes e infladas, que tiene una textura y sabor increíbles.

No se nos puede escapar la feijoada (frijolada) que es el plato nacional, traído por los portugueses, está compuesto básicamente de frijoles negros y varias partes del cerdo a cocción lenta.  Se acompaña de arroz blanco, farofa (harina de yuca), papa frita y rodajas de naranja.  Este plato un plato para compartir, por ser una preparación de grandes proporciones se consigue en los restaurantes tradicionalmente los miércoles y los sábados. Tuvimos la oportunidad de probarlo en la Casa de Minho (la casa portuguesa) ubicada en Laranjeiras cerca a la estación del tren del Corcovado, el interior está su restaurante Costa verde donde todos los sábados consigues feijoada de 12pm a 5pm.  El lugar esta un poco viejo y anticuado, pero estaba lleno y la feijoada nos pareció económica ya que es tipo buffet y puedes servirte lo que quieras.  En la mesa del buffet te encuentras unas ollas como de barro que se conservan con fuego permanente en uno están los frijoles y en el resto diferentes partes del cerdo como oreja, costillas, pesuña. Es usual tomar caipiriña como apereritivo en este gran banquete que es una tradicional familiar y un completo ritual para todo brasilero.

Cuando estuvimos por la feria de Ipanema pudimos probar un plato típico del norte llamado acaraje, es un pan frito hecho a base de harinas blancas y relleno con crema de camarones bastante espesa, el olor es fuerte como su sabor delicioso y lo mejor es que es una comida que se encuentra en la calle, puedes identificar fácilmente a quien lo vende pues son unas personas vestidas de blanco, similares  que se van cocinando mientras caminan.

Lo otro muy típico que en particular me fascinó fueron los postres y en Brasil por todos lados hay postres.  Y como olvidar mis chocolates favoritos los Brigadieiros, hice ir a mis amigas a que me acompañaran a una cafetería tradicional llamada “Confiteria Colombo” en el centro de la ciduad, un lugar hermoso donde les recomiendo sentarse, disfrutar del lugar que evoca los años 30s, su decoración es muy lujosa, tomarse un café y un brigadiero R$10.  La experiencia sensorial para tu paladar será alternativa, y suena un poco caro, pero son grandes, en fin son una delicia que llegaron a Brasil aproximadamente en 1940 a Brasil y son deliciosos.

Si ya sabíamos que eran diversos los colores, olores y sensaciones que sentíamos al viajar, ahora sabemos que son el triple los que se disfrutan al probar cada gastronomía, en cada lugar al que un viajero sin itinerario va a visitar. Recuerden mi invitación no paren de viajar, conocer y re descubrir la esencia que hay en ti en el lugar que recorras.

Nos leemos en una próxima aventura!!!!

0 Comentarios
Compartir
Sin Comentarios

Publica un comentario

91 − 86 =